Periodista en Grupo El Comercio desde julio del 2006. Coordinador de www.BenditoFutbol.com y conductor de Bendito Fútbol en Radio Quito y Platinum. Licenciado en Comunicación Social y Máster en Dirección de Comunicación Empresarial. Con alma de delantero, pero con espíritu de volante de creación. Twitter: @guerrerosanti7.
Indignado 0
Triste 0
Contento 0
martes 14 de febrero 2017

En el Deportivo Quito ya no alcanzan las buenas intenciones

Santiago Guerrero

13 presidentes en 11 años y dos meses (desde diciembre del 2005 hasta febrero del 2017). Esa es la realidad del Deportivo Quito, que el viernes 10 de febrero eligió a una nueva directiva, para que intente salvar al club de la Plaza del Teatro de la desaparición.


​La situación del equipo azulgrana es desesperante. Según reconoció el mismo recién posesionado Juan Manuel Aguirre en una charla con BENDITO FÚTBOL RADIO, la deuda reconocida de la AKD es de USD 8 millones, pero también dijo que el club mantiene una deuda ilegítima de aproximadamente USD 10 millones.

Esta deuda ilegítima será probablemente la que más problemas le provoque a la dirigencia chulla porque los documentos son confusos, en algunas casos han sido firmados por personas no autorizadas y en otros hasta ya han sido deudas cobradas y que han vuelto a aparecer.

A los acreedores reconocidos -por llamarlos de alguna manera- no les va a quedar otra opción que esperar a que estalle esta bomba de tiempo. Juan Manuel Aguirre ha dicho que intentará negociar todas las deudas legítimas. "A los acreedores no les conviene que el Deportivo Quito desaparezca, porque lo que ellos quieren es cobrar", dijo el nuevo presidente de la AKD.

Y aunque suene cruel, es verdad. Si el equipo azulgrana se declara en quiebra, nadie podrá pagar esos USD 8 millones, aunque seguramente esa cifra seguirá subiendo con el paso de los días, como ha ocurrido con otras directivas que han tenido -más o menos- el mismo plan.

En la entrevista en BENDITO FÚTBOL, Aguirre fue muy sincero al decir que no tiene ningún plan de salvataje inmediato, que no hay ningún inversor multimillonario y que no tiene un "camión de plata". Reconoció que su proyecto consiste en llevar a cabo acciones pequeñas que le permitan al club respirar de a poco y que la gran meta, por ahora, es lograr que el Deportivo Quito se presente a jugar el próximo 5 de marzo en el inicio de la Segunda categoría.

Ni el mismo presidente chulla tiene todavía las cifras oficiales de cuánto necesita el club para poder presentarse al primer partido ante el Puerto Quito en el estadio Olímpico Atahualpa. Pero la deuda aproximada hasta ese entonces es de USD 600 mil. ¿De dónde va a sacar el Quito ese dinero?

Juan Manuel Aguirre y su grupo de colaboradores han mostrado buenas intenciones y buenas ideas, pero para la realidad que vive el Deportivo Quito eso parece que ya no alcanza. Las deudas y los problemas son casi infinitos y los ingresos son prácticamente nulos.

¿Podrá esta dirigencia salvar al Deportivo Quito de la desaparición?, ¿los acreedores tendrán la paciencia para renegociar -una vez más- sus deudas?, ¿podrá presentarse la AKD a su primer partido de la Segunda categoría ante el Puerto Quito? No queda más que sentarse a esperar el desenlace.