Periodista formado en Grupo El Comercio y Bendito Fútbol. Comunicador social de coincidencia. Las casualidades de la vida me llevaron al fútbol y ahora me muevo en el área chica del mundo digital y las crónicas insensatas. Me apasiona hablar de lo que a nadie le gusta.
Indignado 0
Triste 0
Contento 0
miércoles 15 de noviembre 2017

Edgardo Bauza no es DT para la Selección de Ecuador

Rodrigo Martínez
Twitter: @RoddMar
Opinión (O)

La etapa de Edgardo Bauza como director técnico de selecciones ha sido una enorme decepción. El entrenador argentino, quien gozó de años exitosos en clubes como Liga de Quito y San Lorenzo, vive un periodo de hastío en el que hasta supera los récords en despidos: tres selecciones prescindieron del entrenador en los últimos siete meses.


En Ecuador al parecer no se aprendió la lección del fracaso de Gustavo Quinteros. Hay voces que piden al ‘Patón’ para la Tricolor en su proceso a Catar 2022 y hoy, seguramente, es un candidato al puesto.

Nadie lo desmerece. Bauza es un DT que conoce el medio. Vivió temporadas de éxito con Liga de Quito e hizo de la capital una fortaleza en los torneos continentales, pero su proceso como adiestrador en selecciones no ha sido consecuente con sus éxitos en los clubes.

Bauza fue despedido de Argentina en abril. Aunque heredó los problemas de un equipo en crisis, nunca consolidó una alineación para fortalecer a la estrella Lionel Messi. Perdió de local con Paraguay, fue goleado en Brasil y terminó su corta trayectoria con una vergonzosa derrota en Bolivia. Se fue con tres triunfos, dos empates y tres derrotas que casi le cuestan la eliminación a la albiceleste. Sacó 11 puntos de 24 posibles y Argentina pasó del tercer al quinto puesto de la eliminatoria.


Con Emiratos Árabes, el ‘Patón’ tampoco cumplió la expectativa y se quedó sin su aspiración de dirigir en el Mundial de Rusia 2018. No tuvo una mala campaña, pero acabó su efímera carrera, tras perder el último partido de los clasificatorios asiáticos con Irán.

En Arabia Saudita se repitió la misma historia que en Emiratos, pese a que ya estaban en Rusia 2018. Tres partidos aguantaron al ‘Patón’, que en su gira europea cosechó una victoria, dos derrotas y críticas del presidente de la Federación de Fútbol de Arabia Saudita, a su estilo de juego defensivo.


En plena renovación de la Selección ecuatoriana, Bauza no parece el indicado para levantar a un alicaído grupo de jugadores, luego de la enorme mancha que dejó impregnada Quinteros. Los equipos ganadores del ‘Patón’, como Liga y San Lorenzo, siempre tuvieron más experiencia que jugadores jóvenes. Siempre hubo más veteranía que renovación. Siempre hubo más picardía que las ganas de impulsar nuevos talentos.

En Liga, por ejemplo, Bauza no tuvo demasiado trabajo con las divisiones formativas. La Tricolor de ahora no solo exige renovación, sino una amplia depuración, una profunda actividad en las canteras y el permanente seguimiento de futbolistas, como lo hizo en su época el montenegrino Dussan Draskovic.

El próximo entrenador de la Tricolor está obligado a prescindir de experimentados que llegarían veteranos al Mundial de Catar 2022, como es el caso de Gabriel Achilier, Christian Noboa y Walter Ayoví. En ese papel también está Antonio Valencia, quien llegaría con 37 años, en caso de que la Tri lograse el boleto mundialista. Felipe Caicedo ya se marchó y no hay un mejor '9' que él para Ecuador en el horizonte.


La animadversión de los hinchas y un sector de la prensa a un director técnico con fuerte pasado en Liga de Quito también estará presente con Bauza. Nadie duda de que Gustavo Quinteros se ganó la antipatía de una parte de la afición por su pasado azul y su constante simpatía hacia jugadores y exjugadores de Emelec, algunos de los que no hacían méritos para estar entre los convocados.

El momento clave para contratar a Bauza en la Tricolor fue a finales del 2014.
El DT era campeón copero con San Lorenzo y la Tricolor contaba con un plantel consolidado de la Copa Mundial, que Quinteros se encargó de arruinar. Era el entrenador perfecto en el momento perfecto, pero la FEF no hizo el esfuerzo y contrató a un DT que ya había decepcionado con una pobre dirección en Bolivia.

Es difícil decirlo, pero empezar una selección desde cero, con múltiples problemas en el camerino, las canteras y el propio torneo local, no parece el escenario ideal para un entrenador acostumbrado a los planteles que funcionan de manera ordenada, sin sueldos atrasados y suspensiones por deudas.

Quizá lo mejor será ver un nuevo entrenador en el exterior y dejar que Bauza siga su carrera en un club, ámbito donde no quedan dudas que es un entrenador triunfador y exitoso.