Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO. Síguelo en Twitter: @guapodelabarra
  • El tercer día del Mundial 2018 será recordado porque Lionel Messi bajó de los altares para ponerse al nivel de los mortales de este mundo. Messi falló un penalti ante un cineasta que, para colmo, admira más a Cristiano Ronaldo que a ‘Lío’.
    Ver Más
  • Si el arranque fue bueno, el segundo día de Rusia fue pletórico, pero no solamente porque los tres cotejos de la jornada se definieron en los minutos de cierre. Hubo eso que se llama magia y que hace del Mundial el torneo más entrañable de todos. Las mejores luces y los mayores halagos se los llevó Cristiano Ronaldo, el crack de Portugal, que lo mismo se coloca cremitas que firma partidos increíbles y, ante España, tuvo la actuación soñada que le faltaba en un Mundial.
    Ver Más
  • El partido inaugural fue muchísimo mejor de lo que auguraban aquellos que, enfocados en el sobrestimado ranking de la FIFA, apenas esperaban bostezos luego de una bonita ceremonia. ¡Qué error! El fútbol que vale la pena es emoción y espectáculo, y el equipo de Rusia fue generoso en estos dos rubros para ofrecer, a costa de Arabia Saudita, la segunda mayor goleada de los duelos inaugurales de la historia. Se pensaba, otra vez con ese ranking FIFA como referente, que veríamos dos plantillas parejas, pero parejas hacia abajo, caracterizadas por la escasez de técnica, limitadas, insípidas, incapaces de generar volumen de juego. El equipo del DT Stanislav Cherchésov fue demasiado superior, enormemente arrollador, dueño absoluto de la pelota y del espectáculo, con un Golovin tocado por los dioses (dos asistencias, un precioso gol de tiro libre y sobretodo una capacidad de crear luz en los pasajes sombríos) y un Cheryshev que se una al club de aquellos que han logrado un doblete en el duelo i
    Ver Más
  • El Mundial está por empezar y varios nos hacemos esta (aparentemente ociosa) pregunta: ¿Ecuador tenía equipo para dar pelea en Rusia? Ya sabemos que entrenador, definitivamente, no había: Quinteros era un DT secuestrado por su propio ego. Pero tengo la impresión de que equipo, jugadores para un Mundial digno, figuras que hubieran podido exhibirse, sí había.
    Ver Más